Translate

martes, 15 de mayo de 2018

 NICARAGUA:
 NO PODEMOS DESCUIDAR LA FORMACIÓN IDEOLÓGICA DE LA SOCIEDAD

Es imposible hacer caso omiso al contexto nacional, no podemos mostrarnos ajenos, mucho menos negar una realidad que ha tocado distintos sectores de Nicaragua. Sumergido en recuerdos y comparaciones me vi concentrado buscando entre papeles, USB y uno que otro apunte, donde encontré la lección inaugural del Profesor Frei Betto, brindada en enero del 2016, sentí la necesidad de repasar el análisis que hace el Profesor, donde pone en la cuerda floja a partidos políticos e instituciones de la sociedad organizada, esta última debido a la tentación que en algunos momento presenta la cooperación internacional.

Cuando se quiere hacer un análisis de lo que ha pasado en Nicaragua del 2007 a la actualidad,  no se puede olvidar que existen aspectos que no pasan desapercibidos, para ser más exactos obras tales como carreteras, cambio de la matriz energética e infraestructuras para la educación y salud, que si bien, ustedes dirán: “no son obras benéficas, salen de nuestros impuestos”, y estamos de acuerdo en eso, pero también debemos estar de acuerdo que es algo a lo que no se estaba acostumbrado a ver en Gobiernos pasados, sin embargo y dándole un giro a la moneda, aquello que en algún momento se llamó: “alianza, diálogo y consenso” han dejado de un lado a las sociedades organizadas y   movimientos sociales, principalmente aquellos colectivos que han desarrollado un importante trabajo en las localidades, con sentido revolucionario y gestiones propias.

Es ahí donde regreso a hojear y revisar mis apuntes sobre la lección del Profesor Frei Betto, donde nos recuerda que los retrocesos en una sociedad desigual significan que hay una permanente lucha de clases, y expresa: “No podemos engañarnos, pues no se garantiza el apoyo popular a los procesos dando al pueblo sólo mejores condiciones de vida, porque eso puede originar en la gente una  mentalidad consumista”.

“No podemos engañarnos, no podemos engañarnos”, me repito nuevamente, de una u otra forma, al final del día (si lo queremos ver de modo romántico), la realidad es que no se puede vivir de tarimas y discursos, al hacer política se nos exige dar un salto a la “política sostenible”, y es que hasta el momento pareciera que estamos encausando buenas intenciones y empaquetándolas de manera cosmética o “light”, sin que la raíz logre pegar, sin fundamentos para su  sustentabilidad.

¿El consumismo se ha casado con la corrupción? Esta unión está matando a nuestros pueblos de América y en el caso de Nicaragua, algunos han iniciado a olvidar el sentido altruista, solidario y revolucionario de la vida, las energías se van hacia el consumismo y eso afecta toda perspectiva socialista y cristiana.

No ha sido una la comunidad, donde nos encontramos trabajando que sus habitantes expresan su descontento, el cual no es reciente; En estos años escuchamos y observamos diferentes carteles con la palabra amor y solidaridad, pero hemos olvidado que para ubicar como eje transversal el amor en la solidaridad, debemos iniciar por la educación y esto es un proceso a desarrollar pedagógicamente y como eso se ha trillado, ahora se afrontan las consecuencias.

Con veintiséis días marchas, plantones y diferentes expresiones con las que el pueblo se ha tomado las calles (y otros se han aprovechado de la situación “en el camino”), es notable como el país ha retrocedido, afectando a la economía, medioambiente y en la población incertidumbre sin mencionar la sangre derramada de nuestros propios hermanos, quienes en su mayoría han sido jóvenes.

14 de mayo 2018, ciudad de Managua.





Artículo de opinión: Raomir Manzanarez.-
Director Ejecutivo Jóvenes Ambientalistas 
(cjaraomir@yahoo.com)



Popular Posts